Tratamiento

Por el momento, no no se recomienda “ningún medicamento específico” para prevenir o tratar la infección, pero los médicos de medio mundo trabajan a contrarreloj en desarrollar una cura tomando como referencia las experiencias pasadas. Las autoridades de China tienen previsto comenzar en abril a probar en humanos vacunas creadas recientemente. “Varios equipos de investigación están probando técnicas diferentes para desarrollar una posible vacuna y se espera que la primera vacuna pueda ser sometida a exámenes clínicos a finales de abril”, ha afirmado Xu Nanping, viceministro de Ciencia y Tecnología.

El Gobierno de China puso en marcha cinco formas distintas de abordar la crisis sanitaria, entre las que se encuentra el desarrollo de una vacuna, el uso de la ingeniería genética para producir proteínas que actúen como antígenos o la modificación de vacunas ya existentes, como la que se utiliza frente al Influenzavirus A. En cualquier caso, la OMS ha alertado de que el proceso para aplicar vacunas podría llevar “entre 12 y 18 meses”. Además, el organismo ha recordado que las vacunas contra la neumonía, como la neumocócica y la vacuna contra ‘haemophilus influenzae’ de tipo B (Hib), no protegen contra el nuevo coronavirus; y que “no hay pruebas” que demuestren que enjuagarse regularmente la nariz con una solución salina proteja de la infección, al igual que comer ajo o aplicarse aceite de sésamo en la piel.